HISTORIA DE DANIEL CRUZ
"Daniel Alberto Cruz con un grupo de niños que no pasaban de los seis años jugando en la Academia de Futbol Tucumán , en la cancha del Colegio Bolívar, prestigiosa institución en Cali, Collombia...." Entre Fútbol e Ilusiones es un libro escrito por Jose Luis Cruz , editado en 2007. Si deseas leerlo en E-book puedes hacer Click aqui.

SISTEMA DE JUEGO DE BASE
JUEGO EN ZONA
1-4-4-2
El 1-4-4-2 puede ser identificado como el sistema de base del juego de la zona, partiendo desde el cual, los técnicos tienen la posibilidad de modificar su filosofía de juego simplemente cambiando la posición en el campo de algunos de los jugadores a su disposición.
Este sistema es extremadamente fiable y probado, por eso muchos técnicos lo adoptan en cualquier parte del mundo. Es también especialmente equilibrado y versátil.
LA LINEA DEFENSIVA
La línea defensiva en este sistema de juego está compuesta por cuatro jugadores, dos centrales y dos externos, los centrales deben ser complementarios entre sí, uno con un buen físico, fuerte con las pelotas altas, molesto en el marcado cuando se lleva sobre el adversario, y otro posiblemente veloz y rápido tanto en el marcado que en las diagonales defensivas.
Los defensores centrales, en posesión de pelota, tienen estas posibilidades de juego:
1. Hacer correr la pelota de forma que permita al equipo una buena predisposición para aplicar en los diferentes esquemas.
2. Apoyo al portero sobre el ataque del delantero de punta adversario.
3. Desplazamientos largos, cuando están saliendo de un ataque, como forma de liberar su zona defensiva.
4. Salida central para suplir, cuando el equipo no logre construir la acción en el centro campo, con el objetivo de lanzarla a la punta central (delantero) que a su vez intentará: controlar la pelota y protegerla para hacer subir el equipo; jugar la pelota con la cabeza para los otros compañeros que lleguen acompañando al ataque.
Los dos externos deberían poseer características mixtas; saber luchar contra el adversario en la fase defensiva y explotar la ofensiva en ataque.
Los defensores laterales apenas entran en posesión de balón tienen distintas soluciones de juego, todas codificable e intraducible en las sesiones de entrenamiento:
1. Apoyo lateral al Central más cercano para hacer correr la pelota.
2. Apoyo a la segunda línea, al centrocampista capaz de iniciar la fase de construcción del juego.
3. Apoyo inmediato al portero si el balón está cercado por el adversario.
4. Salida lateral aprovechando que viene en encuentro de su exterior, el cual que deja un espacio por la banda. Aprovechando el movimiento de su exterior que le encuentro liberando un espacio sobre la franja en el cual una de las dos puntas se inserta, con un cruce por fuera, para recibir el lanzamiento suave del defensor.
5. Apoyo directo en el volante por fuera que se aproxime o que apunta directamente el espacio en adelante.
6. Acción individual de rotura en dribling o buscando el uno-dos-uno (pared) a un compañero situado dentro del campo.

El CENTROCAMPO
En el 1-4-4-2 siempre existe la posibilidad de transformar las características del módulo simplemente modificando la composición de las líneas, introduciendo algunos jugadores, con características distintas, en lugar de otros.
Queriendo desplegar en el campo un equipo cubierto de pocos riesgos en fase de no posesión de pelota, la línea de centro campo deberá estar compuesta por dos centrocampistas centrales capaces de cortar la acción adversa y repartir a pelota reconquistada, y dos externos con marcada sensibilidad táctica, que sepan alternarse en acompañar la acción de ataque y la cobertura: obviamente deben poseer una marcada capacidad de resistencia en la carrera.
La línea de centro campo a menudo se configura a "Rombo", cuando se disponga de un centrocampista que sirva de “rompe juego” ante la defensa: un tipo de jugador que deberá poseer dotes tácticas considerables, debe tener una buena toma de decisiones y tener la capacidad de dictar los tiempos del equipo. Utilizar bien a los dos centrocampistas situados lateralmente, y delante de él. Deben jugar quienes tengan una buena predisposición a la carrera y son capaces de atacar y defender. Los tres forman un triángulo virtuoso que, en tiempos muy estrechos, tiene el objetivo de hacer llegar la pelota, sobre el vértice del Rombo, (el 10 en el juego sudamericano), jugador con dotes ofensivas, que además de ser un “exquisito ", es el último paso para las dos puntas; debe poseer brío y rapidez para asociar entre ellos y yendo a concluir principalmente la acción de ataque.
El carácter para enfrentar los duelos podrá prever la capacidad de los centrocampistas, que tradicionalmente buscan sacar ventajas en el 1vs.1. Esta actitud táctica,  claramente ultraofensivo en fase de posesión de la  pelota, con sus evidentes riesgos que pueden aparecer en la fase de no poseerla 
Está bastante claro que la prontitud intuitiva y a la experiencia del técnico, al saber identificar con decisión las características de los jugadores a disposición, son importantes para poder decidir la compaginación más racional del equipo.
El ataque
El ataque clásico del 1- 4-4-2 normalmente estará compuesto por dos atacante con características diferentes:
La primera punta, que tenderá a posicionarse ante el central rival, deberá poseer cualidades físicas bien estructuradas, ser fuerte en el cabeceo , saber proteger pelota,  ir en acción de mantenimiento de la posesión para hacer subir el equipo.
La otra punta deberá estar dotada de una gran movilidad, buena técnica, buen dribbling y predisposición a los duelos y jugar con y para el compañero de raya.
Virtudes
Las peculiaridades en positivo del módulo son las siguientes:
1. Se trata de una estructura táctico-organizativa extremadamente equilibrada;
2. El intercambio de los papeles y el hecho de poder escalar fácilmente delante y detrás de las líneas para ir al arco contrario con el mayor número de jugadores.
3. Las coberturas de marcado, en particular entre líneas, requieren un menor gasto energético:
4. Permite una gran eficacia en las reparticiones del juego para la diversidad de las soluciones a disposición de los centrocampistas centrales. Soluciones dictadas por el movimiento de los medios y los jugadores externos en avance.
5. En comparación con otros módulos de juego, la carga de trabajo es distribuido equitativamente entre los jugadores.
6. Resulta más fácil la posesión de pelota para el equilibrio, y las distancias reducidas de los espacios entre las líneas ayuda a quitar el balón.
DIFICULTADES
1. Posible falta de sincronización, en fase defensiva, en el intercambio de posiciones entre los defensores.
2. Jugando en función de la posesión del balón, el equipo avanza más lentamente.
3. Hay más oportunidades concedidas a un centrocampista adversario de insertarse entre la línea defensiva y la de centro campo, escapando a las marcas.


José Luis Cruz
Ex jugador de Futbol Profesional
Técnico ATFA 
Estudios en Inglaterra, Holanda, Colombia
Advanced National Diploma, USA
Estudios en Coaching y Neurociencias
Informe para capacitación:
tucumano.cruz@gmail.com
Cel :315 5597639
CV Internet http://www.tucuman.com.co/tucumano.html
Cali- Colombia
 

VIDEOS
REPORTAJE EN ARMENIA

CUARTO GOL A SANTOS DE PELE

DANIEL CRUZ EN EL FUTBOL EUROPEO



ENTREVISTA CAFE DE LA TARDE

INEDITO : RIVER PLATE VS SANTOS (PELE) 1967